miércoles, febrero 14, 2007

Dulzaina

Dulzaina. Revista de la Agrupación Leonesa de México A.C.
Marzo, 2007.

Cartas a través del atlántico: teoría y práctica sobre el subempleo universitario y la iniciativa empresarial

Rubén González y Carlos Arias

Estimado Carlos:
Me gustaría comentarte las extrañas sensaciones que he tenido en mi último viaje a León. Cenando con compañeros de estudios en la Universidad, algunos antiguos alumnos tuyos, entre las chuletillas y el Prieto Picudo percibí con tristeza ese conformismo que parece caracterizar a muchos leoneses y que nada nos aporta.
Tu lo sabes, todos son gente muy preparada, buenos estudiantes en la mayor parte de los casos y brillantes en alguno. Pues bien, resulta que todo ese talento y preparación les ha llevado a un empleo en el sector bancario. Siendo hijo de un empleado de Caja España no tengo una especial animadversión hacia la banca, sin embargo, me incomoda verles repartiendo billetes en una ventanilla o de director de oficina en el mejor de los casos. Creo que me preocupa porque yo también repartí billetes en una ventanilla y me parece que toda la preparación se desaprovecha en esas tareas.
Por otra parte, ¿dónde pueden buscar trabajo los jóvenes de León si no existen otras alternativas? Mientras yo vivía allí me hacía la misma pregunta. Ahora desde la lejanía a la tierra, con mayor sensibilidad y perspectiva para valorar los problemas de este nuestro León, creo que se debe a la carencia de cultura emprendedora de nuestros paisanos, especialmente de la juventud. Esta falta de iniciativa empresarial y reticencia a asumir riesgos es la que anquilosa a la juventud, la mejor preparada de la historia, en una vida en que el proyecto más excitante es adquirir una vivienda y sobrevivir con los 500 euros que les queden una vez pagada la hipoteca. Eso sí, todos lo decimos: "Como en León no se vive en ninguna parte".
Creo que es responsabilidad de los empresarios emprendedores apoyar las nuevas iniciativas y a la juventud en el desarrollo de sus ideas. Por otra parte, la Universidad debería mostrar modos diferentes de pensar y ampliar las expectativas de los estudiantes. Finalmente, los leoneses en general deberían dejar de quejarse y hacer algo de una vez por todas por la tierra.

Estimado Rubén:
Permíteme empezar con un ejercicio mental un tanto extravagante pero muy útil. Imagínate que por un extraño giro del destino Bill Gates y Steven Spielberg aparecen un día en León con todos sus talentos y preparación pero sin su riqueza. Cuando estas dos personas se dirijan a la oficina de empleo les preguntarán por sus cualificaciones: el primero dirá que es experto en ordenadores y empresario, el segundo que es director de cine. Puedes apostar que tardarán en recibir una oferta de empleo y cuando la reciban se parecerá a las que han recibido tus compañeros y a las que recibiste tú en su día: auxiliar administrativo, reparación de ordenadores personales, reportajes de boda. El ejercicio mental es interesante porque no es difícil imaginar a los dos símbolos mundiales del triunfo teniendo los mismos problemas que tus compañeros. Lo que es difícil es imaginar a Bill y a Steven teniendo los mismos problemas a medio plazo. Yo creo que no se añora lo que no se conoce y estas personas conocen otro mundo y otras posibilidades. Por tanto, cada día de su vida explorarían las oportunidades de mejora que les ofrecen su entorno por muy escasas que éstas parezcan. Tus compañeros, mis alumnos, no conocen más mundo que el que tu has visto estas navidades y no añoran otro. Es posible que sus familiares y amigos vivan de forma parecida. Han ido a la Universidad pero ésta es una institución que tarda décadas en asumir los cambios de su entorno. Por otra parte, la actitud de tus compañeros es más peligrosa que nunca. Mientras ellos reparten dinero en la ventanilla, el mundo de las finanzas cambia de manera dramática cada día e ignorarlo no les ayudará precisamente a conservar su empleo.
Yo no tengo la fórmula que convierta a León en California. De hecho, no creo que nadie la tenga aunque algunos aspectos del problema aparecen ya bien explicados en los libros de texto. Mi modesta propuesta es divulgar la existencia de oportunidades en cualquier lado, si te empeñas en buscarlas, y el hecho de que su búsqueda es una de las mejores experiencias vitales. Esta es la razón por la que te invito continuamente a que cuentes tu experiencia a mis alumnos. De hecho, a todos mis antiguos alumnos les pido lo mismo una y otra vez.

Estimado Carlos:
Compartiendo esa necesidad de apertura al exterior de la juventud leonesa me sigue quedando la duda de cómo esto puede ayudar a León. Independientemente del arraigo al terruño que nos caracteriza, dado el atractivo de los proyectos que se nos plantean en otras ciudades, quien salga y conozca otras lugares difícilmente regresará a León y por lo tanto estaríamos en el punto de partida.

Estimado Rubén:
Edward Glaeser, un economista de la Universidad de Harvard logró un gran avance en la comprensión del desarrollo regional y urbano cuando dejó de preguntarse ¿Por qué disminuye la población de Detroit? Y comenzó a preguntarse ¿Por qué queda alguien en Detroit? Tú proporcionas una contestación a ambas preguntas: unos emigran porque buscan otros horizontes mientras otros se quedan porque les compensa. Mi propuesta anterior está destinada a los que se quedan.

Rubén González es Director General Adjunto de Texdec S.A. en México D.F.
Carlos Arias es Profesor de Economía en la Universidad de León.

3 comentarios:

Santy dijo...

Bueno, yo estoy bastante de acuerdo con todo esto con los dos y yo voy a poner un ejemplo que creo que explica muy bien el problema.

Para todos aquellos que hayan leido las novelas de tolkien, sobre todo el señor de los anillos pueden darse cuenta que describio un mundo fantastico con una base muy real. Nosotros, los leoneses, somos comparables a los hobbits, criaturas que habitan en su comarca sin mas preocupaciones que el dia a dia, nunca hemos salido de nuestra tierra porque se vive bien y un trabajo contando billetes(labrando la tierra) nos vale para alcanzar una felicidad; de vez en cuando alguno de estos hobbits(gente como la que Carlos trae a las conferencias) salen fuera de la comarca(Leon) y cuando regresan empiezan a contar batallas fantasticas que ocurren fuera de los limites y como fueron involucrados(el mundo real). Todos los demas se quedan pasmados pensando por unos 10 segundos algo como "joe yo tambien quiero tener esas experiencias", pero irremediablemente, despues de 10 segundos vuelven a sus quehaceres habituales, su rutina, su acomodamiento y se olvidan de nuevo de los "sueños de grandeza"; simplemente porque son felices bebiendo cerveza, cantando, con una hipoteca y un credito para el coche.

Con esto quiero decir que cuando Carlos prepara esas conferencias que desde mi punto de vista son muy constructivas y que a mi si me influyeron para tomar decisiones, a la mayoria de la gente le suena a irreal y fantastico, cuando yo creo que el mundo real es el que nos plantean ahi y el mundo fantastico, la burbuja, es la que envuelve a Leon.

Asi que Carlos y gente como el ayudaran a un 5% de su alumnado a abrir los ojos y verlo de otra forma pero los demas se quedaran en Leon mas felices de lo que pensamos y sin ninguna preocupacion(eso si, tampoco ningun apice de emocion ni riesgo).

Ayudar a Leon es complicado, no creo que nadie pueda, lo que necesita Leon es que se pongan las cosas crudas, que se ponga dificil y ya vereis como la gente tan preparada que hay saca el ingenio de algun sitio para arreglarselas, mientras tanto dame pan y llamame bobo.

Carlos Arias dijo...

Alex Gimeno me ha enviado este interesante mensaje:

Hola Carlos

He encontardo unos enlaces sobre una conferencia que Steve Jobs pronuncio hace tiempo, que creo que enlazan bastante con el tema de los emprendedores que nos propusiste en tu blog. Aqui te dejo los enlaces:
Video y traduccion en espanhol: http://www.faq-mac.com/bitacoras/memoria/?p=159

Texto en Ingles: http://news-service.stanford.edu/news/2005/june15/jobs-061505.html

Mi conclusion breve es la siguiente: Realmente cada uno deberia dedicarse a aquello que ama pero no siempre es facil,(por ejemplo a mi me encantaria tocar el piano), quiza porque muy a menudo estamos muy predispuestos a seguir el camino "normal" que se nos impone en la vida, nacer, crecer,ir a la universidad,trabajar,casarse,tener hijos, retirarse y morir..., lo que propone Steve Jobs es mucho mas arriesgado, "hacer lo que a uno le gusta" venciendo todos lo prejuicios, el mismo no se graduo nunca en la universidad y ha conseguido llegar bastante lejos..

Lo de los emprendedores en Leon es un tema complicado de solucionar, pero es que creo que la gente es bastante acomodada, yo mismo que estoy estudiando en EE.UU y antes estuve en Alemania, he visto como mis companheros se interesaban por mi experiencias en el extranjero, la cuales contaba con todo detalle y entusiasmo animandoles a vivirlas por ellos mismos. Desgraciadamente he podido comprobar que muchos prefieren quedarse en casita y no asumir ningun riesgo porque todo les parece dificil y complicado, luego son de los que se quejan de que no hay oportunidades en Leon y de que todo va muy mal..

Si no son capaces de asumir riesgos en una etapa de su vida donde uno no se juega nada economicamente y donde la responsabilidad es minima, crees que seran capaces de emprender en un futuro? cuando los riesgos son mucho mas altos. Yo creo que no.

Un abrazo


ALEX

Lucio dijo...

Me gustaría hacer alusión al tema de los "emprendedores en León". Lo más fácil en el mundo es quejarse gratuitamente mientras no se hace nada para solucionar aquello que nos preocupa (en este caso, encontrar un empleo digno tras la universidad). Estoy complentamente de acuerdo con nuestro compañero Alex en la necesidad de moverse cuanto más mejor, pero creo que habría que tener en cuenta la posición inical de partida de cada individuo, ya que no todos se pueden permitir continuar sus estudios en otros países (aunque realmente lo deseen) y sin un fuerte apoyo económico las ayudas otorgadas..., me rio yo de ellas.

Aún así creo que los "emprendedores" y los "acomodados" son independientes de la ciudad en la que inicialemente se encuentren o del espacio de tiempo utilizado de referencia. Simplemente, siempre existirán.

Por ello no creo que León tenga un problema con los "emprendedores" sino que, el problema será mantener o atraer a los "emprendedores" a León y evitar que estos se marchen.

Saludos!