miércoles, mayo 10, 2006

Soluciones mágicas: emprendedores

Esta semana mis alumnos me han hecho partícipe de una anécdota que les llena de curiosidad. Un alto cargo de la Junta de Castilla y León ha señalado en un acto académico el papel central de los emprendedores para solucionar los problemas de crecimiento de la región.
Los alumnos ven con total claridad que la ausencia de emprendedores es un síntoma más que una causa de los problemas económicos. La decisión de emprender tiene que ver con los rendimientos que se esperan de esa actividad y los costes que plantea. La pregunta clave es por qué los rendimientos esperados no superan a los costes. Por tanto, el acto académico debería haber analizado la ausencia de oportunidades de negocio o los costes de emprender. Si las oportunidades de beneficio fuesen claras los emprendedores vendrían desde tierras lejanas. Alguna lectura sobre el papel de las familias de otras regiones y países en la industrialización asturiana podría ayudar a poner un poco de luz sobre este tema.
El confiar la solución de los problemas económicos a una casta de emprendedores presenta aspectos curiosos:
- Parece fruto de la superstición más que de un pensamiento racional: uno o varios seres con poderes especiales nos salvarán de los problemas que no acertamos a comprender.
- Parece culpabilizar a los ciudadanos por su escaso afán emprendedor cuando el problema está probablemente en otra parte. En ocasiones, la acusación tiene claramente tintes racistas: “ es que la gente de aquí …”
No considero que mi análisis sea más válido que cualquier otro pero si he creído oportuno expresar en voz alta mi opinión para generar el debate que la cuestión merece.

1 comentario:

javier.garcia dijo...

Querido Carlos,
En primer lugar, me encanta la iniciativa que has tenido de crear este blog. A los que nos gusta pensar en la Economía nos viene de perlas.
Respecto al tema de los emprendedores, y yo me considero uno de ellos, coincido plenamente con tu análisis. Es muy fácil emprender en Silicom Valey, o en Boston, o en Barcelona, o en Londres,..., lugares donde las ideas fluyen, las personas interactúan y los rendimientos de emprender son claramente superiores a los costes. Que no existan emprendedores no es un problema de los habitantes de Castilla y León, ni de Asturias. El problema es que "algo falla en la economía" que no existe un clima necesario para emprender.
En mi caso, emprender ha sido muy duro. El mercado es muy pequeño, está muy fragmentado y diferenciarse es difícil. Parece que hablo de una frutería pero no, hablo de una consultoría en Economía, que no abundan en Asturias. A pesar de no tener "competencia", nos encontramos con un mercado con muy poca demanda, donde las empresas no saben muy bien en qué les puedes ayudar y, por tanto, no existe una cultura de la externalización o buscar que personas especializadas presten servicios a las empresas para tratar que éstas tomen decisiones mejores y les ayuden a crecer. Esta falta de cultura puede explicar por qué existen muchas dificultades para se instalen localmente empresas de servicios avanzados o para que los universitarios quieran irse a otros mercados más dinámicos.
En fin, que no se pueden confundir los síntomas con las causas. Y que los problemas de la no existencia de emprendedores no se resuelven con meras subvenciones. Hay que hacer que sea rentable emprender, y ello se consigue con política económica, aspecto que podemos discutir en otro momento.
Un fuerte abrazo y espero que este blog tenga mucho éxito.
Javier García
Web: www.mer-consulting.com