martes, octubre 07, 2008

Entrevista al Dr. Luis Angel Rojo

El ex gobernador del Banco de España ha hablado hoy sobre una crisis económica, que él ya vaticinó hace casi dos años cuando dijo que España viviría "una recesión dentro de unos dos años vinculada al pinchazo inmobiliario en EE.UU". Ahora, desde su retiro, Luis Angel Rojo ha asegurado hoy en una entrevista en la Sexta que "de estas situaciones sólo se sale con algún tipo de actuación por parte de los Gobierno". Además, cree que "esto empezará a calmarse, a mediados del año próximo".

Octubre de 2006, usted en una de sus escasas declaraciones públicas afirmó: "España vivirá una recesión dentro de unos dos años vinculada al pinchazo inmobiliario en EE.UU", casi clarividencia.

No lo sé, pero me parecía lógico. EEUU entró una burbuja inmobiliaria tremenda que no podía durar mucho tiempo, y acabaría 'pinchando'. No hacía falta ser verdaderamente un adivino, para saber lo que iba a pasar.

¿Cómo se explica entonces la miopía de todos esos gurús financieros americanos?

Y a mí que me cuenta. No lo sé, yo a todo el que hablaba conmigo le avisaba de que íbamos a pasar por 'follones' tremendos.

¿Cómo no hubo ningún mecanismo que funcionara para avisar de la crisis que podía llegar? ¿Qué falló?

En el mercado internacional la gente realmente estaba entusiasmada con aquella explosión de la actividad y la gente pensaba que podía durar tres o cuatro años más. A mí me parecía que no, y no fui el único, había gente que lo vio muy pronto, incluso se publicaron libros.

¿Se pudo evitar y quién debió evitarlo?

Bueno, eso es más complicado. Debería haber venido el impulso de contracción de EEUU, y no hicieron nada. En España yo era partidario de que la banca creciera menos, que se expandiera a unos ritmos más bajos pero no sucedió así. ¿Es culpa de la banca? En parte sí, de las autoridades sí, y yo le hecho una gran culpa al Banco Central Europeo.

Porque el BCE cuando inició sus actividades le dio por hacer una política expansiva tremenda impulsado por Alemania y por Francia. Francia y Alemania estaban entonces convencidos de que lo que necesita Europa era gas porque sus dos economías lo necesitaban, y la verdad es que fue un desastre aquello.

Y para países como España, Irlanda o como Portugal o como Grecia que eran países que venían de una fase de crecimiento bastante lento, pues el meterse en fase expansiva tan fuerte era peligrosísimo, pero bueno yo, en el consejo BCE lo dije hasta hartarme. Estábamos metidos en una cosa que no tenía salida. Pero en fin, como suele suceder en esos casos de expansión no me hicieron ni caso.

¿Se puede decir que quisimos crecer demasiado rápido? ¿Qué quisimos hacernos ricos muy rápido?

Sí, evidentemente.

Ahora que la fiesta ha terminado, surgen este plan de rescate de Bush, ¿había otra opción, era lo necesario, le parece injusto por aquello de premiar a los que, digamos, lo causaron con cargo al contribuyente?

Pienso desde luego que es injusto con los que lo causaron. Pero por otra parte era inevitable, había que hacer algo porque si no este sistema explotaba y la explosión hubiera sido terrible. O sea que yo creo que es al mismo tiempo injusto e inevitable.

O sea, ¿que la solución Bush es una mala solución pero la única solución posible?

Yo creo que sí, pero a ver cómo funciona. Esto no ha acabado, tenemos para rato todavía.

¿Cuánto rato?

Eso es lo que le gustaría saber a todo el mundo, cuanto rato. Yo creo que esto empezará a calmarse en la primavera del año que viene, a mediados de año del año próximo, no antes.

¿Y se calmará a la vez en el mercado internacional y en España?

En España puede ser un poco más largo, porque venía con una rémora tremenda de expansión mal asentada.

Hemos visto que ya ha entrado de lleno en Europa con problemas en bancos de bastantes países. Ahora el debate es si debe actuar la UE de forma coordinada o casa país debe arreglárselas con sus problemas.

Cada país debe arreglárselas como pueda y el conjunto pues será una cosa, un arreglo para toda Europa poco a poco. No creo que Europa esté en condiciones, por el momento, de abordar el tema de un modo conjunto.

Sería bueno que el ECOFIN tuviera mayor poder, sería bueno que el BCE no tuviera las ideas que tiene y fuera una entidad con una visión más general. No lo es, no lo es. Está metido en el tema de la no inflación y de ahí no se puede sacar, vamos se le acabará sacando pero muy lentamente, muy poco a poco.

¿Cree que Trichet debería bajar los tipos de interés?

Yo creo que los debería de haber bajado ya. Esa es mi opinión.

Y España en concreto, ya que usted es partidario de que cada país arregle lo suyo, ¿Qué debería hacer España?

Bueno a estas alturas es difícil decir que se puede hacer. A mí me parece que hasta ahora Pedro Solbes lo ha hecho muy bien y habrá que dejarle que siga adelante, yo creo que es una persona extraordinariamente capaz. Esa es mi opinión.

Parece que ha empezado una carrera para que todos los países de la Unión Europea den total garantía a sus depósitos.

Claro en cuanto lo ha hecho América se han puesto todos nerviosísimos. (Risas)

¿Los gobiernos no pueden garantizar también la liquidez, de alguna forma: comprando deuda a los bancos como parece ser que está estudiando el Gobierno?

Comprando deuda... no, yo creo que eso lo tiene que hacer el sistema bancario, no sé, yo creo que es una cosa que tiene que ser por coordinación de los Bancos Centrales a través del BCE, yo creo que es como hay que hacerlo. Los gobiernos no se pueden poner ahora a inyectar liquidez mediante aumentos de gasto que es lo que usted me dice. Eso sería tremendo, sería tremendo.

Uno de los problemas de confianza y de la falta de crédito en el mercado es el miedo que tienen los bancos a contaminarse entre ellos, ¿no deberían los bancos haber puesto las cartas sobre la mesa y haber hecho una especie de confesión de sus activos dañados?

Claro que deberían (ríe) pero que cosas dice usted. No, los bancos han entrado en esta situación sin saber lo que había hecho el de al lado. Cada uno pensaba que el de al lado estaba cargado de créditos malos, pero no se atrevía a decirlo.

En España la verdad que la calidad del crédito se ha mantenido relativamente bien, no hemos tenido graves problemas por ahí. Pero vamos, en el caso de EEUU es absolutamente claro que los bancos lo que han hecho ha sido callarse y no decir en absoluto lo que tenían en sus carteras. Y en sus carteras tenían, pues lo que se ha visto y lo que todavía tienen.

Se ha producido también un debate ideológico, después de producirse toda esta crisis, entre los que dicen que se ha producido en parte por haber dejado más libre mercado frente a los que piensan que esto ha ocurrido precisamente por no tener un sistema completamente libre.

Yo soy poco intervencionista, muy poco intervencionista, pero la verdad es que de estas situaciones solo se sale con algún tipo de actuación por parte de los gobiernos. Eso me parece absolutamente claro. Este tipo de actuaciones finales son inevitables, se puede pensar en el año 29, se puede pensar en todos los otros casos que ha habido, siempre se ha salido como consecuencia de actuaciones de los gobiernos.

Se ha aplaudido, incluso en la prensa internacional, al sistema financiero español, calificándolo como el más sólido por sus mecanismos de seguridad. Eso en gran medida es responsabilidad suya y de otros gobernadores del Banco de España. ¿Se siente orgulloso?

En economía no se puede estar orgulloso de nada, y en este país menos porque si uno se siente orgulloso de algo le parten la cabeza. Pero si me siento satisfecho de cómo han ido las cosas, en ese sentido sí que me parece que hicimos las cosas bastante bien en el Banco de España.

Que lo que hicimos fue razonable y la reacción de los otros bancos centrales europeos me pareció entonces errónea cuando me dijeron "que tonterías van a hacer ustedes en España, eso no se puede hacer". Porque nosotros propusimos al BCE y al ECOFIN medidas parecidas a las del Banco de España pero no les gusto nada, lo calificaron de tonterías... Ahí lo tienen ustedes.

Lo que ofrecían en definitiva era frenar y controlar las actuaciones de los bancos

Claro, y robustecer el sistema de depósitos, de controles. Quiero decir, que hay que tener más cuidado de como prestan y a quienes prestan.

Sin esos cortafuegos, ¿la Banca española hubiera sido tan ambiciosa como otras bancas?

Bueno, cuando nosotros introdujimos todas esas medidas la banca española estaba creciendo en crédito hasta tasas del 17 y 18 %, eso era una barbaridad.

¿Aprendimos de errores como Banesto y Banca Catalana?

Tuvimos que aprender de ellos por lo que les había pasado sí.

Otro de los grandes problemas que tiene España, aparte de la liquidez, es el paro. Algunos piden que se abarate el despido, ¿cree que esto puede ser una solución?

No, yo creo que no. El mercado de trabajo no ha sido el causante de esto, al contrario, ha sido una víctima de todo esto. No, yo no lo creo.

Y que le parece que el presidente de la patronal, después de una década de crecimiento, ahora que las cosas no van bien diga que se haga un paréntesis en el libre mercado.

Pues que quiere que le diga, no estoy de acuerdo. Yo creo que el libre mercado llevado, no a sus extremos, pero si a una posición realmente razonable me parece básico. Y en España tenemos un mercado bastante libre, no tanto como uno quiere en muchos casos pero vamos, tenemos un mercado bastante libre que realmente no necesitamos hacer ninguna cosa por él, no lo creo.

2 comentarios:

Abdon dijo...

Desde luego este hombre es un tipo excepcional pero la humildad no es su fuerte. Le suelta al periodista "pero que cosas dice usted" y el periodista va y lo pone como si fuese un halago.

Manuel dijo...

Rojo permanece desaparecido cuatro años y ahora reaparece en la tele con Gabilongo:
a. Repitiendo estas ideas
b. Diciendo un par de veces que los socialistas lo están haciendo bien.

Seguro que es el corte que repiten en todos los telediarios a partir de ahora.
Gracias Luis Angel por poner tu sabiduría al servicio de una gran causa: que nadie se entere de nada.