miércoles, junio 21, 2006

Basura

Para fomentar la especialización que predico hoy cedo la palabra a José Antonio García Amado.
En mis cuarenta años (cuarenta y uno el viernes) he visto mucha indecencia pero casi todo el mundo estaba de acuerdo en que se trataba de indecencia. Ahora resulta que veo indecencia y los "medios de comunicación" dicen que es indecente discrepar minimamente.
Más pronto que tarde escribiré una entrada sobre la indecencia en la universidad porque ese trabajo no lo puedo subcontratar.

1 comentario:

Pelayo González dijo...

Creo que tienes razón en cuanto a la imposibilidad de levantar la voz, por lo mal visto que está desde la sociedad. Un hecho que es provocado por una influencia política y de los medios de comunicación. En cuanto al terrorismo sólo espero que no se pierda de vista que en muchas poblaciones si no se levanta la voz es por miedo puro y duro; y ese miedo no va a desaparecer de la noche a la mañana porque haya un proceso de paz, porque desaparezca la banda armada o se ilegalicen los partidos; porque ese miedo se debe a la actitud de muchas personas a las que va a ser muy difícil hacerles cambiar de opinión o reeducarlas.

Volviendo a la falta de posibilidad de quejarse y de la influencia que tiene sobre esto cierta actitud política; y pese a que soy muy joven para recordar otros tiempos políticos, hasta donde me llega la memoria me parece que hasta hace unos pocos años los debates eran mucho más intensos y abordaban los temas de forma mucho más profunda. Espero que lo que se discute y cómo se discute en los órganos de representación no sea sólo lo que nos muestran los periódicos y telediarios, porque entonces me parece que estamos yendo en la dirección equivocada.
No se si es porque han perdido interés para el gran público, pero desde hace bastante tiempo no veo la existencia de debate económico por ninguna parte. En los últimos meses el único tema discutido por la oposición y el gobierno en materia económica ha sido la OPA, y muy por encima la reforma fiscal. El resto ha sido una eterna discusión sobre el Estatut y la palabra nación, la autoría del 11 M y mucho debate sobre hechos anecdóticos y puntuales de temas tan importantes como inmigración y vivienda, los cuales siguen sin solución pero parecen no tener importancia otra vez. Ultimamente, el tema estrella son los asaltos a las casas, se discute de dónde procede toda esa violencia, porqué ha aumentado y en las noticias sólo se muestran las actuaciones de los particulares. Nadie le echa en cara al gobierno un problema básico del sector público como es la seguridad. No veo que nadie se haga responsable, ni que tampoco se quieran plantear soluciones reales a parte de las demagógicas, el tema volverá a pasar de moda, continuará el problema, se agravará y no se habrá puesto solución (ni buena ni mala) para afrontarlo.

Espero que todas estas ideas que expongo estén muy equivocadas, y que alguien más mayor o con mejor memoria histórica que yo me corrija, y me explique que no es verdad lo que digo, pero el aborregamiento y el no debatir nada está ahi y es algo que se puede ver cada día.